Compártenos




BOLETÍN

La Marcha de las Putas Ecuador denuncia públicamente la violencia sexual y de género. Surge en respuesta a actitudes y prácticas de maltrato, cosificación, estigmatización, y opresión de las mujeres y cuerpos femeninos y feminizados; en particular a la concepción de las mujeres como responsables y "provocadoras" de su propio maltrato.

Esta iniciativa, que existe a nivel mundial, se ha asumido en el Ecuador por colectivos y organizaciones de mujeres, hombres y personas trans que levantarán sus voces a favor de la libertad estética y una vida libre de estereotipos de género el 20 de abril en las calles de Quito. La marcha saldrá a las 17H00 desde las avenidas Amazonas y Patria hasta la calle Foch. ¡Porque nuestros cuerpos son nuestros!

¿Cómo surgió el movimiento?

La "Marcha de las Putas" es un movimiento que surge en Canadá en abril de 2011, a raíz de las declaraciones que diera el policía Michael Sanguinetti durante una conferencia sobre seguridad ciudadana en la Osgoode Hall Law School de Toronto, donde aseguró que “las mujeres deben evitar vestirse como “putas” para no ser víctimas de violencia sexual”. The "Slutwalk" (como se denominó la primera marcha) es una denuncia pública en contra de todas las formas de violencia hacia las mujeres y de la estructura social e institucional que la reproduce y la justifica. Este movimiento ha recorrido hasta el momento más de 60 países.

Seguir leyendo

¿Qué buscamos con la marcha?

Buscamos: • Manifestar de manera pública la constante vulneración a la que se ven expuestas todas las mujeres en el día a día. • Sensibilizar tanto a hombres como a mujeres tratando de promover el principio del respeto mutuo para lograr una sociedad libre de estereotipos. • Reivindicar a las víctimas de los delitos sexuales. • Introducir la problemática de la vulneración silenciosa de los derechos de la mujer en la agenda política y promover la construcción de legislaciones que los garanticen.

¿Por qué Putas?

Nos llamaron putas y aquí estamos: porque así nos han llamado por salir de casa, por salir a trabajar, por salir a estudiar, por habernos hecho una ligadura, por tener más de una pareja, por proponer sexo, por andar con minifalda o escote, por salir de noche, por coquetear, por abortar, por andar solas, por decir no, por rechazar, por ser mujer y amar a otra mujer, por contestar, por gozar el placer sexual, por decidir no ser madres, por usar anticonceptivos, por divorciarnos, por negarnos a cumplir los roles establecidos, por habernos negado a vivir la violencia, por no ser puras y virginales... Si ser putas es hacer lo antes descrito, nos apropiamos y reivindicamos la palabra puta como actitud de resistencia feminista; reafirmarnos putas se transforma así en una demanda política de mayor respeto, sororidad e igualdad para todas las mujeres. En este contexto, La Marcha de las Putas – Ecuador, denuncia públicamente la violencia sexual y de género. Es la respuesta a actitudes y prácticas muchas veces institucionalizadas de maltrato, cosificación, estigmatización, y opresión de las mujeres y cuerpos femeninos y feminizados; en particular, aquellas que nos colocan como responsables y "provocadoras" de la violencia contra nosotras mismas.

Seguir leyendo